La ex enfermera de Hugo Chávez, lavó más de 4 millones de $ comprando yates, caballos de carreras, ropa y relojes

0
204

Claudia Patricia Díaz y su esposo Adrián José Velásquez están acusados por EE.UU de lavar al menos 4 millones 281.051 dólares en sobornos. La pareja compró yates, caballos de carreras, ropa y relojes de alta gama según informe publicado por el diario español El Mundo.

La publicación ofrece detalles que reposan en el expediente que maneja la justicia de los Estados Unidos. La también extesorera no actuaba sola, lo hizo junto a su esposo, Adrián José Velásquez.
Las autoridades americanas dictaron una orden de detención internacional contra ambos, a la que ha tenido acceso El Mundo. Esto provocó que la Policía detuviera a ambos en Madrid y los pusiera a disposición del juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, que los dejó en libertad con medidas cautelares.

La nueva orden de arresto sostiene que entre 2008 y 2017, el empresario venezolano Raúl Gorrín Belisario pagó comisiones al ex tesorero de Venezuela, Alejandro Andrade. Este último ya está condenado por corrupción, sobornos y lavado de dinero tras confesar haber recibido hasta 1.000 millones de dólares en sobornos.
Siempre según las autoridades estadounidenses, Gorrín sobornó a Andrade. El motivo de los pagos radicó en «asegurarse los derechos para realizar transacciones de cambio de moneda extranjera para el Gobierno venezolano con tasas favorables». Se trataba de tener acceso a estos lucrativos cambios de divisas, tanto antes como después de la muerte de Chávez.

VER TAMBIÉN – LO DEJARON EN LA CALLE – Así fotografiaron al afamado diseñador Marco Michetti con un kilo de harina pan en la mano (+CRITICAS)

Todo ello, «a cambio de un soborno del 50% de la ganancia al explotar la diferencia entre el tipo de cambio fijo (seis bolívares por dólar) y el tipo fijado en el mercado negro (60 bolívares por dólar)». Acto seguido, añade, los beneficios obtenidos se «blanquearon mediante una serie de complejas transacciones financieras».


De esta forma, EE.UU. sostiene que Gorrín «pagó y blanqueó los sobornos desde o a través de cuentas bancarias» en su país. Pero señala que también «buscaron ayuda para abrir cuentas bancarias para canalizar los sobornos a través de múltiples destinos antes de llegar a su destinatario final». En el marco de esta operativa, las autoridades americanas sitúan a la ex enfermera de Chávez y a su marido.
De esta forma, «alrededor de 2011, después de que Andrade dejara su cargo (como tesorero nacional), presentó a Gorrín a Díaz. Todo para facilitar la continuación de la estrategia de soborno». En este sentido, los pagos se articularon a través del esposo de la ex enfermera. Lo hicieron para «asegurar los derechos para realizar transacciones de cambio de moneda extranjera para el Gobierno venezolano con tasas favorables».

EE.UU. asegura tener acreditado que «Gorrín transfirió electrónicamente dinero a Velásquez para jets privados, yates, casas, caballos de carreras, relojes de alta gama e incluso una empresa de moda». Entre las operaciones, la orden de detención internacional destaca dos.
La primera data del 15 de marzo de 2013, cuando el empresario «transfirió 281.051 dólares desde una empresa suiza a la cuenta de una empresa de yates en el Distrito Sur de Florida». «Esos fondos se utilizaron para comprar un yate para Velásquez», asevera el documento.
«De manera similar», prosigue la orden de arresto, «el 17 de mayo de 2013, Gorrín transfirió 4.000.000 dólares desde la cuenta bancaria de otra de sus empresas en Suiza a una cuenta bancaria de Velásquez, también en el Distrito Sur de Florida». En esta ocasión, «a nombre de una empresa de moda». «Ambos pagos», subrayan las autoridades americanas, «se llevaron a cabo en beneficio de Díaz y con el propósito de promover la estratagema de soborno».

Tanto Díaz como su marido niegan rotundamente haber sido los receptores de estos fondos así como el lavado de los mismos. Para asegurar que estén a disposición de la Justicia española, ha decidido retirar el pasaporte a ambos y les impone la obligación de comparecer ante el juez cada 15 días.
La Audiencia Nacional ya rechazó su extradición por la comisión de presuntos delitos de conspiración para cometer blanqueo de capitales y de blanqueo de instrumentos monetarios, castigados cada uno de ellos con penas de hasta 20 años de prisión.

Redacción Gossipvzla   Fuente Impacto Venezuela

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí