La acusadora de Epstein alega que el príncipe Andrew usó títeres de sí mismo en las víctimas

0
326

Tal parece que el príncipe Andrew una vez usó un títere de sí mismo para tantear a Virginia Roberts Giuffre y a otra de las esclavas sexuales mientras estaban en la casa de Jeffrey Epstein en Manhattan.

Según The Mirror, el supuesto abuso, con el muñeco que es la imagen de Andrew del programa satírico de televisión británico «Spitting Image», ocurrió en el lujoso estudio de Epstein en su mansión, antes de un masaje erótico en la «mazmorra».

VER TAMBIÉN – La ex esclava sexual de Jeffrey Epstein se burló de Ghislaine Maxwell con un tweet desde la piscina

En su manuscrito «The Billionaire’s Playboy Club», Giuffre recordó una vez en la Pascua del 2001 que Ghislaine Maxwell la convocó al estudio de Epstein.

Una residencia que perteneció a Jeffrey Epstein en Manhattan

«No era una llamada extraña, a menudo me encontraría con él allí primero para que pudiera resolver asuntos pendientes antes de dirigirse a la mazmorra o lo que se pensaba que era la sala de masajes», escribió Giuffre.

Ella dijo que Maxwell la giró para darle al príncipe «una buena mirada” antes de sentarla en su regazo.

«Fue fácil darles la reacción que deseaban, todo lo que tuve que hacer fue fingir que me entretenían con sus gestos lascivos, y cuando Andrew tomó mi pecho con una muñeca hecha a su imagen, solo me reí», escribió Giffure.

marioneta del principe Andrew (Spitting Image TV Show)

Ella agregó: «Ghislaine quería tomar una foto de la extraña escena e incluso consiguió que Johanna (Sjoberg), otra de las supuestas asistentes personales de Jeffrey, se sentara en su otra rodilla para tomar la instantánea».

Después de «muchos chistes burdos», Giuffre afirma que se le ordenó llevar a Andrew a una sala de masajes en una «mazmorra».

Ella agregó: «Estoy segura de que él ya sabía ya que provenía de encuentros anteriores con el ‘personal’ de Jeffrey. Pero de todos modos abrí el camino, como si ahora fuera mi invitado de honor. Encendí la sala de vapor y comencé a desvestirme. Andrew siguió mi ejemplo y se desnudó, arrojando su atuendo al suelo”.

“Quería correr y esconderme, sintiendo que sus manos me tocaban nuevamente, pero mi servidumbre por Jeffrey me mantuvo allí. Le sugerí que se sentara mientras yo le frotaba los pies. Por la mirada en sus ojos, sabía que no podía importarle menos un masaje de pies, sus verdaderos deseos se mostraban por la excitación que estaba formando su cuerpo. Me indicó dónde quería que lo tocara y cómo. Cumplí sus solicitudes cutres, pero solo justo”. Explica Giuffre

Giuffre afirma que tuvo relaciones sexuales con Andrew tres veces cuando era adolescente, alegaciones que él negó enérgicamente.

Johanna Sjoberg

Por su parte, Johanna Sjoberg, de 40 años, describió previamente el encuentro con Andrew y su títere, mientras testificaba en una deposición de 2016 en el caso de difamación civil de Giuffre contra Maxwell, del que se toman los documentos recientemente publicados.

Sjoberg dijo bajo juramento: «Me senté en el regazo de Andrew… tomaron las manos de la marioneta y la pusieron en el pecho de Virginia, y Andrew puso la suya en la mía».

Ella afirmó previamente que también fue reclutada como masajista personal de Epstein.

Las imágenes de la habitación en la que las mujeres afirman haber sido abusadas surgieron cuando los ejecutores del difunto financiero pusieron a la venta la casa en Nueva York.

La mansión, conocida por las víctimas como la Casa de los Horrores, está en el mercado por £ 69 millones.

Redacción GossipVzla con información de Mirror UK

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí