En medio del mayor éxodo en la historia de Venezuela, cada día son más las noticias de personas que se atreven a cruzar la frontera y buscar mejor suerte en un país desconocido, debido a la dura crisis que atraviesa el país. Tal es el caso de José Lugo, el niño venezolano que se fue caminando a Colombia.

Junto a sus padres, José Lugo caminó durante cuatro días en busca de un mejor destino. El pequeño y su familia se unieron a la lista de las venezolanos que se han visto obligados a emigrar y encontraron en Colombia la opción más favorable.

Sin embargo, parece que la situación no sigue siendo la que ideó el niño o su familia puesto que han atravesado momentos fuertes en su aventura. El niño le reveló a Noticias RCN que para dormir deben acomodar cartones en el suelo y que, además, ya no tiene ningún tipo de entretenimiento, que podía tener antes viviendo en Venezuela.

De igual forma, explicó que su alimentación depende en gran parte de personas desconocidas. “Ahora tengo que andar caminando, sentarme en una plaza esperando a ver si vienen unas buenas personas que dan comida, como la Cruz Roja”, agregó José Lugo.

Por último, el pequeño venezolano confesó que se ha sentido mal, quizás por la mala nutrición, pero ha decidido callar y hacerse el fuerte. “A veces me dan ganas de vomitar, mareos, estoy súper cansado y no les digo nada para que no se preocupen”, puntualizó.

Dejanos tu Comentarios