«Estamos vivos porque vencimos el miedo»- Esto fue lo que contó uno de los sobrevivientes del naufragio de Los Roques

0
765

El ciudadano Wilmer Lugo de 42 años de edad, fue uno de los sobrevivientes del naufragio de la embarcación Don Rafa Junior de Los Roques, y contó su experiencia en tan trágico momento.

En una reciente entrevista para El Pirazo, el señor Lugo dejó claro que tanto él como sus compañeros que lograron ser rescatamos «estamos vivos porque vencimos juntos el miedo».

Se mostró felíz y agradecido por esta nueva oportunidad de vivir luego de estar en mar abierto por unos tres días: «Nosotros luchamos, pero también hubo suerte, hubo disposición y buena voluntad. Todo se conjugó a nuestro favor. La gente de Los Roques nos salvó la vida».

VER TAMBIÉN: ACTUALIZADO- Han rescatado a 22 de 23 personas en Los Roques tras el naufragio de la embarcación Don Rafa Junior (+VIDEO)

Contó cómo fue que terminó viajando hacia Los Roques, viaje que casi le quita la vida: «Estoy trabajando con mi hermano en un emprendimiento de venta de pescado y langosta. A eso venía a Los Roques, a firmar, pagar y llevarme una carga».

Mencionó que en horas de la mañana del domingo 19 de septiembre el motor de la embarcación presentó algunas fallas y cuando algunos estaban durmiendo empezó a crear fuego: «En medio de este caos, estar acompañado de una tripulación con experiencia fue útil. No recuerdo quién daba las órdenes, pero un grupo intentaba apagar el fuego, otro agarraba las provisiones, otro la lancha provisional y los mecates y cuerdas. Los salvavidas, las cavas y unas tablas de surfing. Nos lanzamos al mar y vimos cómo los tanques de gasoil explotaron y la lancha se hundía».

Explicó que tras el naufragio, lograron sobrevivir con maltas y mortadelas que pudieron bajar de la embarcación.

«Estar a la deriva en el mar es una experiencia aterradora. Te pasan tantas cosas por la mente. Estás tan cansado que el cuerpo no te responde y quieres flotar. Soltarte. Que el mar te lleve. No aguantas el dolor en los brazos por el sol y el agua salada. No aguantas el dolor en las piernas por tenerlas en movimiento. Quieres que termine. Y siempre había una voz, alguien que decía, que esto iba a pasar, que teníamos que mantener las esperanzas, que nos iban a encontrar», continuó relatando.

Dejó saber que el desesperó llegó antes de ser encontrados: «Había momentos en que alguno de nosotros decía: no podemos pasar un día más así, no lo vamos a resistir, vamos a morir. Pero cuando uno se caía, el otro impulsaba. Nos salvamos porque trabajamos en equipo. Había momentos, cuando uno quería soltarse de la balsa, que los más experimentados te decían que pensáramos en la familia; mi esposa y mis tres hijos, por ellos me aferré a esa balsa. Por eso estoy con vida»,.

Redacción de Gossip Vzla con la información y la fuente del portal de noticias web del diario de Maduradas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí