Cuatro años después de su muerte – Las intimidades de Stephen Hawking siguen saliendo a la luz

0
537

La genialidad de Stephen Hawking sin duda ha dejado un enorme legado para la comunidad científica. 

Su vida personal, sin embargo, es un tema que aún está siendo explorado. Los escándalos de su vida sentimental que se vieron perjudicados a la par que su estado de salud son, hoy por hoy, muy comentados por los medios internacionales. 

El 14 de Marzo, al cumplirse ya 5 años desde su fallecimiento en el 2018 con 76 años encima volvemos a revisar su vida, su genio y su creatividad. 

Stephen Hawking nació el 8 de enero de 1942 en Oxford, Gran Bretaña. Provenía de una familia perteneciente a la clase media inglés. Tanto su padre Frank cómo su madre Isobel estudiaron en Oxford y más tarde el mismo Stephen lo haría. 

La fascinación de Stephen por los números estuvo siempre presente en su vida. De muy pequeño ya le había dicho a su padre que deseaba estudiar matemáticas. 

Sin embargo, para cuando Stephen estaba listo para entrar a la universidad, su carrera cerró por falta de estudiantes y tuvo que decidirse por otra opción, ciencias naturales. Pero su pasión por los números no disminuyó nunca pues para 1962 había logrado especializarse en física. 

Casi un año después de haberse recibido fue que Stephen conoció a Jane. Entre los dos hubo desde el inicio una química muy agradable que les hizo querer mantenerse juntos. Una necesidad de aventura les recorría el cuerpo cada vez que se juntaban. Era el inicio de una historia de amor. 

Una historia de amor truncada bruscamente por un accidente en el hielo que permitió encontrar un diagnóstico devastador. 

Durante una tarde con amigos Stephen Hawking tuvo un resbalón sobre el hielo y se cayó. Lo extraño fue que al intentar levantarse ya no lo logró, sentía como si sus músculos estuvieran tan débiles que no podían sostener su cuerpo por su propia voluntad. 

Los días siguientes fueron iguales, dificultad al caminar, al sentarse, al atarse los cordones. Cuando fue al doctor el diagnóstico fue impactante. 

La enfermedad que poseía era ELA (esclerosis lateral amiotrófica). Se trata de una trastorno degenerativo neuromuscular incurable. Cuando Stephen recibió el diagnóstico los doctores solamente fueron capaces de augurarle dos años de vida. 

Esto solo sirvió como una motivación más fuerte para cumplir sus sueños. A los pocos meses contrató matrimonio con sí esposa y empezó a trabajar en varios libros sobre física pura y el origen del universo. 

De su matrimonio salieron 3 hijos y de su genialidad salieron varios libros que llegaron a ser best sellers a nivel mundial. 

Sin embargo, con el tiempo, su enfermedad empeoró, perdió su capacidad del habla por una neumonía y también empezó a perder control de su columna y cuello. Lo que lo obligó a permanecer sentado y usar una voz sintética para poderse seguir comunicando. 

Stephen sentía que el ocaso de su vida se acercaba y le preocupaba Jane, con quien había empezado a alejarse un poco. En palabras de ella, le era difícil mantener intimidad con una persona que tiene “las necesidades de un niño y el cuerpo de una víctima del holocausto”. 

Por esta razón, cuando su esposa consiguió un amante Stephen prácticamente alentó el acto y permitió que la nueva pareja de su esposa se mude al departamento de la casa de sus padres. Stephen también empezó una aventura con su enfermera de ese entonces. Se trató de un cuarteto la relación que manejaron los allí incluidos. 

Poco a poco la relación fue deteriorándose hasta que se volvió insoportable y Stephen se separó de Jane. Al tiempo que se oficializó el divorcio se casó inmediatamente con su enfermera y amante Elaine.

 

Este segundo matrimonio estuvo lleno de martirios y maltratos. Elaine era conocido como “el monstruo” ya que le prohibía visitas a Stephen y además lo tenía muy descuidado. No lo ayudaba a limpiarse ni a utilizar el baño, le rompió la muñeca una vez y solía ser visto con arañazos y golpes. En 1995, Elaine le pidió el divorcio admitiendo estar cansada de haberlo aguantado 20 años. 

La vida de Stephen en ese entonces quedó en las manos de Patricia Dowdy, una nueva enfermera. Sin embargo su enfermedad ya estaba muy avanzado y hablaba cada vez más lento. Fue ahí que estableció contacto con la empresa Intel para mejorar el sistema de su silla. 

Así lograron completar el sistema ACAT el cual actualmente se encuentra disponible para los más de 3 millones de víctimas mundiales de esta enfermedad. 

La vida de Hawking, entre agujeros negros, amoríos y varios libros es sin duda un ejemplo de lo importante de mantener siempre vivo el espíritu. Las esperanzas de vida eran tan bajas pero Stephen siempre quiso desafiarlas, al final, lo logró. 

A pesar de haber sido diagnosticado con solo dos años de vida Stephen Hawking llegó hasta los 76 años. 53 años más de los que le ofrecían los doctores. 

Redacción Gossipvzla

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí